Cuentos para no dormir

En todas las casas los niños pequeños reclaman un cuento al irse a la cama. Leído o contado.

Pero, ¡cuidado¡ porque si ustedes manejan ya los e-books, periódicos o cuentos en las agendas o “palm”, tienen que saber que no se permite “leer en alto” algunos de esos contenidos electrónicos. Sí, así lo establece, por ejemplo, la Licencia del Adobe Reader de historias tan clásicas como “Alicia en el país de las maravillas”.

Convendrán conmigo en que es una estridencia más de la superprotección de las industrias culturales, tanto, que resulta incluso cómico pensar que los padres podrían ir a la cárcel por leer por las noches y ayudar a dormir a sus hijos.

El asunto tiene su miga.

No hay comentarios:

Un cambio de la ley electoral

Autora: Isabel Serrano  El día 11 de febrero de 2018, se ha publicado en el diario La Razón, un artículo de Isabel Serrano Maíllo, en...