Varios post para iniciar un curso a propósito de "vivir en la nube" y de los e-ciudadanos

Internet se parece mucho a la vida física y real decía en un artículo publicado el 26 de agosto al terminar el verano. Si en la calle no confiamos de unos  desconocidos que piden el número de teléfono o nuestra dirección, en la red hay que aplicar el mismo principio. 
econfianza.wordpress.org
Poniéndome al dia en blog y páginas web de colegas y amigos encuentro esta selección que comparto con ustedes.
Periodismociudadano, 29 de agosto


Aceprensa, 29 de julio (Del Prof. Pérez-Latre)

Aceprensa, 26 de agosto (este sí es mío) 

LORETO CORREDOIRA Y ALFONSO | 26 AGOSTO 2011
Hay negocios especializados en la “venta” de la información personal y aplicaciones y servicios telemáticos cada vez más sensibles en el campo de la privacidad. Se generaliza el trabajo en la nube y el compartir contenidos e información online.
Los sitios web o las “app” móviles nos ofrecen servicios a los que se accede con un simple clic, nos allanan el camino para editar un texto u hoja de cálculo, nos regalan espacio en la web (incluso decenas de gigas) o SMS gratis. Pero todo eso… ¿a cambio de qué?
WhatsApp, que arrasa como sustitutivo de los SMS de pago, es un ejemplo evidente. La ventaja de este sistema de mensajes, que se sincroniza perfectamente con los teléfonos inteligentes (Blackberry, iPhone o Android) supone en la práctica una transferencia de datos. En el momento de su instalación o descarga conecta la lista de contactos de números de teléfono o e-mail de mi terminal con los de mis contactos. Cambiamos dinero por datos personales, aunque la transacción no existe en sentido físico. Luego –como diría Alfonso Nieto– no es gratis.


Por otro lado, algunos hechos recientes han producido preocupación entre los usuarios de Internet, de forma especial entre los más expertos.
Esos mismos clamores de una mayor y mejor información acerca de nuestra privacidad, de los datos que utilizan los sitios sociales, o servicios como Google Docs, marcan también la tendencia sobre cómo serán los programas y equipos que utilizaremos en la red en los próximos años. Esto será cada vez con menos equipamiento o hardware personal y más programas y espacios en la “nube”. Es el llamado “cloud computing” que afecta a grandes programadores y a arquitecturas informáticas importantes.

Todo el artículo aquí.

El acceso de las radios a la Liga de fútbol, ¿derecho a la información?

Autora: Loreto Corredoira 
Sí, sin duda la cobertura informativa de los partidos de fútbol son ejercicio del derecho a la información. El debate con que se abre este mes de septiembre en el escenario mediático, tan marcado por la crisis publicitaria y las pérdidas en el sector, no puede oscurecerse.
Es conocida la sentencia sobre el acceso a los estadios de fútbol que se falló en La Coruña a favor de La Voz de Galicia, tras la negativa del Presidente del Deportivo. Ciertamente la sentencia de la Audiencia Provincial era jurisprudencia menor y no obliga. De hecho, pese a que se reconoció el "derecho de obtener y recibir información y el derecho de acceder gratuitamente al estadio municipal de Riazor", el Club Deportivo consiguió la anulación de la sentencia anterior en el Tribunal Supremo (Sentencia nº 963/2008 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 15 de Octubre de 2008).  
Al final recogemos el párrafo que fué clave en esa sentencia: el equilibrio entre el derecho a la información que ejerce un medio y sus profesionales debe armonizarse con la libertad de empresa de los clubes deportivos. El asunto es complejo y el propio TS entra en disquisiciones un poco farragosas. 
En mi opinión:
- El concepto de "canon" por la Ley de Propiedad Intelectual no se aplica aquí pues hay una excepción informativa clara. Comentar y "radiar" un partido no es en sentido estricto un acto de comunicación pública del propio partido. En ese sentido radio es muy distinta a la televisión.
- El acceso a los campos de fútbol debe ser gratuito, con un número concreto de acreditaciones en razón del tipo de medio, como ocurre en otros acontecimientos públicos.
- Los 18.000 euros que el Deportivo exigía al grupo Voz en ese sentido eran desproporcionados.
- Cabría si solicitar un tanto por cierto de los ingresos publicitarios percibidos por las radios, pero también los Clubes debieran hacer cuentas públicas de cuánto ingresan de sus patrocinadores por la esperada radiodifusión de los partidos. 
Aquí el vídeo en que Ruiz de Assin, miembro de la Asociación de Radios Comerciales defiende los intereses de las emisoras.

sentencia_lavoz_963-2008

Transparencia digital, algorítmica y big data. V Congreso Internacional del avance del Gobierno Abierto

Interesante Congreso a la vista, único en la materia en el Derecho españo. Transparencia digital, algorítmica y big dat...